La belleza de la impresión 3d

Publicado
Comentarios Ninguno

Recuerdo que hace muchos muchos años, cuando era apenas un niño y sentía esa inquietud por crear, soñaba con alguna manera de crear objetos sin limitaciones. Por aquellos años experimenté con Atco, una imitación china de Lego, aunque de tan buena calidad que todavía tengo piezas, con los ‘‘mecanos’‘ de plástico que salían en las cajitas de dulces y hasta traté de armar estructuras soldando alambre de cobre, pero nunca llegué a encontrar el método adecuado para crear todo lo que me imaginaba. Hasta que encontré la impresión 3d.
Quién iba a decir que mientras yo era un niño, Scott Crump estaba desarrollando en EUA el método de impresión 3d mas diseminado hasta ahora, y con el cual me encontraría 30 años después, como la realidad de mi sueño de infancia, el sueño de un inventor en ciernes.

No pretendo ser poético al referirme a la impresión 3D, pero cuando a veces pienso en cómo funciona, siento que es algo que simplemente debía existir. De hecho es la manera natural de crear todo lo que existe, por el Gran Creador, Dios. Los humanos somos lo que generalmente queremos fabricar algo partiendo de un bloque al que le removemos material, mientras que el diseño perfecto en la naturaleza en vez de quitar, añade. Y creo que ahí recae la belleza de la impresión 3D. Como no es lo mismo añadir que quitar, lo que puedes crear está sujeto a un conjunto de reglas diferentes a las que normalmente pensamos, que a pesar de ser diferentes, son liberadoras.

Pero también la impresión 3D puede llegar a frustrar. Y no hablo de fallas en una máquina, sino que puede frustrar tu proceso creativo. Si bien, puedes tomarlo con calma y diseñar convencionalmente, cuando piensas en las posibilidades de la manufactura aditiva puedes sentirte abrumado, tratando de aprovechar sus beneficios; porque si la estás usando, probablemente necesitarás hacer algo que en una fresadora o torno no podrías. Ese es el dilema del diseñador para manufactura aditiva, ¿cómo crear para manufactura aditiva, rompiendo los paradigmas de la manufactura sustractiva?.


(Esta no es una pieza impresa, es un render del diseño de un rotor para un motor de CD. Incorpora aspas para ventilar, cavidades para las placas del conmutador y “venas” para el cable, además del nombre del diseñador, quien la creo específicamente para manufactura aditiva)

A pesar de su mala fama, a la frustración me gusta verla como un paso más del proceso creativo. Cuando te frustras, mandas el diseño por un tubo, te relajas, descansas, ves una película, duermes, pero sin saberlo tu mente inconsciente (o subconsciente) sigue trabajando arduamente en el problema (porque finalmente todo diseño resuelve un problema) hasta que repentinamente llega ese “momento eureka”, donde todo parece ser obvio y funcionar a la perfección. ¡Vaya complejidad que Dios dio a la mente humana!. Por eso, no temamos a la frustración y perdamos el miedo a diseñar. ¡Disfruta la belleza de la impresión 3D!

No olvides visitar mec3d.com

Autor
Categorías

Comentarios

Se han desactivado los comentarios a este artículo.

Comentarios

Se han desactivado los comentarios a este artículo.

Comentarios

Se han desactivado los comentarios a este artículo.

← Anteriores Posteriores →